Una noticia excelente entre tanta preocupación

«Excedencia remunerada». Estas palabras resonaron en mi cabeza cuando en la sala de lactancia de aquellos grandes almacenes mi ángel de la guarda aludió a ellas. Y empecé a indagar.

Porque cuando tienes un hijo prematuro, en general, no todo termina una vez sales del hospital. Empieza entonces una época en la que las salas de espera de los hospitales son demasiado habituales. O por lo menos ese fue nuestro caso.

Si todo bebé recién nacido requiere cuidados y atenciones constantes, en el caso de los bebés nacidos de forma prematura estas se acentúan, pues hay que vigilar muy de cerca su desarrollo y evolución. Así pues, entre visitas rutinarias, pruebas médicas de control, estimulación temprana y fisioterapia, puedo asegurar que durante más de un año tuvimos citas médicas todas las semanas. El calendario de mi móvil nunca había tenido tantos eventos.

Es cierto que, si todo va según lo previsto, con el paso de los meses las visitas comienzan a espaciarse razonablemente, pero aún así estos pequeños prematuros tienen y deben tener un control mucho más exhaustivo que un bebé nacido a término. También puede ocurrir, como sucedió en nuestro caso, que durante el desarrollo del niño puedan surgir otros «problemas», que no son detectables con anterioridad y que requieren de nuevos especialistas médicos.

Bienvenida » Vorágine sanitaria «

El estrés inicial, la preocupación por la salud del pequeño, puede hacer que parezca que nunca sales de esta noria de emociones. Pero lo cierto es, que con el tiempo te acostumbras a esta ‘vorágine sanitaria’, te subes al tren y te dejas llevar. Estás haciendo lo que debes, proporcionar a tu bebé todos los cuidados y atenciones que están en tu mano y que los especialistas pueden asegurarle. Porque la evolución de nuestros prematuros mucho tiene que ver con un buen seguimiento médico y con las pautas que como padres podemos llevar a cabo en casa.

He de decir que nuestro pequeño ha tenido una evolución magnífica, y que gracias al maravilloso y exhaustivo control de sus diferentes pediatras y especialistas ha ido superando cada obstáculo. Y por qué no decirlo, también con el trabajo, a nivel de estimulación sobretodo, que hemos hecho en casa. Y aquí me gustaría hacer una mención especial a nuestro Centro de Atención Temprana, el Cudap, aunque este tema bien se merece un post propio, no tengo más que palabras de agradecimiento hacia este centro y especialmente hacia las dos personas que tanto a nivel profesional como personal han aportado tanto en el magnífico desarrollo de nuestro pequeño prematuro. Su interés, dedicación, cariño, dulzura, amabilidad, no sólo hacia sus pequeños pacientes, sino también hacia nosotros, los padres, son dignas de admirar. Gracias y mil gracias Yolanda, psicopedagoga del centro, y Leticia, magnífica fisioterapeuta infantil de Cudap Valencia.

Así que entre neuropediatra, pediatra, traumatólogo, médico rehabilitador, fisio y sus últimas incorporaciones, neumólogo y alergólogo he pasado gran tiempo de mi vida en consultas médicas. Pero es lo que ahora toca, ya llegará el momento de ir al pediatra sólo a las revisiones y vacunas de rigor.

¿A qué tiene derecho mi bebé por ser prematuro?

Generalmente esta situación te lleva a replantearte tu organización, tanto en casa cómo a nivel laboral. Si la conciliación familia-trabajo continúa siendo, en muchos casos, una utopía irrealizable, en las situaciones en las que tu hijo necesita atenciones y cuidados extraordinarios, conciliar se hace imposible. Es por ello por lo que la Seguridad Social pone a disposición de estas familias una ayuda que te permitirá poder estar con tu pequeño el tiempo que sea necesario para su salud.

Se trata de la prestación por cuidado de menores afectados por cáncer u otra enfermedad grave, también conocida como CUME. El nombre de esta prestación, al principio de mi labor de investigación, no me pareció incluir el caso de nuestro hijo. Pero hay que indagar más para saber que esta prestación engloba 113 enfermedades, síndromes, cirugías etc. Y entre estas 113 se encuentra la prematuridad. Os paso un extracto correspondiente de la normativa al respecto:

Extracto del BOE viernes 8 de Febrero de 2019: Prestación CUME

» XIV. Neonatología

102. Grandes prematuros, nacidos antes de las 32 semanas de gestación o con un peso inferior a 1.500 gramos y prematuros que requieran ingresos prolongados por complicaciones secundarias a la prematuridad.

102 bis. Cualquier otra enfermedad neonatológica grave que, por indicación expresa facultativa, como en las anteriores, precise de cuidados permanentes en régimen de ingreso hospitalario u hospitalización a domicilio. «

Y aquí por si os interesa, el Real Decreto 1148/2011 que lo ampara.

Así que sí, si tu hijo ha nacido en estas condiciones de prematuridad, no lo dudes, esta prestación le corresponde por derecho. Igualmente, si se encuentra afectado por cualquiera de las otras 112 enfermedades.

¿ Pero en qué se basa la prestación CUME?

Para poder tener derecho a percibir la prestación CUME, prestación por cuidado de menor afectado por cáncer u otra enfermedad grave, primero e importante, ambos progenitores deben de estar trabajando, es decir afiliados y dados de alta en la Seguridad Social. A efectos laborales, se trata de una reducción de tu jornada laboral. Esta reducción ha de ser, como mínimo, el 50%, pudiendo llegar hasta el 99,9%. La finalidad de la prestación CUME es que los progenitores puedan asumir el cuidado directo, continuo y permanente de menores a su cargo afectados por cáncer u otra enfermedad grave durante el tiempo de hospitalización y tratamiento continuado de la enfermedad.

¿ Cómo funciona la prestación CUME?

La prestación CUME funciona de esta forma: la Seguridad Social, a través de la mutua, paga a los beneficiarios de esta prestación un subsidio (ayuda económica) que se corresponde con el salario que estaban percibiendo hasta el momento. Por ejemplo, si decides reducir tu jornada laboral en un 50%, tu empresa te remunerará ese 50% de tiempo que tú estás trabajando, mientras que la mutua se hará cargo del otro 50% de tu salario, que viene a ser el tiempo que dedicarás al cuidado de tu hijo. A nivel fiscal existen ventajas también, pues al tratarse de un subsidio, la parte de tu salario que asume la mutua estará exenta de retenciones. Si decides optar por la totalidad, el 99,9%, lo recibirás en forma de subsidio íntegramente.

Formularios, requisitos y documentación prestación CUME

Para poder beneficiarte de la prestación CUME debes cumplir una serie de requisitos, y presentar la documentación requerida. Habitualmente en dos o tres semanas recibes por carta certificada con la resolución de tu solicitud. Entre los formularios específicos que hay que cumplimentar, uno de ellos es el informe médico, que deberá ser completado por el pediatra del bebé. Además, puedes incluir todos aquellos informes de otros especialistas médicos de que dispongas. En las páginas web de las mutuas hay normalmente un apartado de prestaciones y ahí podréis encontrar todo lo referente a esta prestación e incluso, en la mayoría de los casos, descargar todos los formularios necesarios.

En cuanto a la duración de la prestación CUME, dice la ley: «El subsidio se reconocerá por un periodo inicial de 1 mes, prorrogable por periodos de 2 meses cuando subsista la necesidad del cuidado directo, continuo y permanente del menor, que se acreditará mediante declaración del facultativo del SPS u órgano administrativo sanitario de la Comunidad Autónoma correspondiente (o del INGESA en las ciudades de Ceuta y Melilla) y, como máximo, hasta que el menor cumpla los 18 años.»

Cuidar de mi Pequeño Gran Héroe:

MI PRIORIDAD

Después de tantas idas y venidas, vueltas y más vueltas tras las que pude conocer  todos los servicios que podía solicitar, cuando me presenté en mi mutua para explicar mi situación, fui atendida con tanto cariño y compresión que rompí a llorar en la mesa de la trabajadora que me atendió. Estaba acostumbrada a toparme con muros de hormigón en toda esta aventura, personal que supuestamente debía informarme y que, en muchos casos, era yo la que informaba al trabajador. Así que me sentí inmensamente agradecida, porque no hicieron otra cosa que su trabajo bien hecho y acompañarlo además con  amabilidad.

Considero que la prestación CUME es de vital importancia y no entiendo por qué, por lo general, no se facilita esta información en los propios hospitales, cuando se descubre que un niño o niña está, por desgracia, afectado por alguna de estas 113 enfermedades. A menudo nos quejamos de lo poco que el Estado hace por nosotros, y es que, también a menudo, desconocemos lo que el Estado nos ofrece.

Os pido, de nuevo, que difundáis esta información, porque quizás tengáis un conocido, amigo, familiar o vecino que, aunque no haya tenido un parto prematuro, tiene un hijo o hija que esté afectada por alguna de las enfermedades que la Seguridad Social contempla para poder percibir este subsidio. La prestación CUME puede ser realmente un gran alivio para muchas familias.

Y por fin nos vamos a casa…

7 Replies to “«Excedencia remunerada» Prestación CUME”

  1. Laura, solo puedo que darte las GRACIAS por toda la información que nos proporcionas desinteresadamente. Y hacernos más fácil un camino que está lleno de obstáculos. Gracias.

    1. Muchas gracias Lola, lo hago encantada! Estoy seguro que con el tiempo cambiarán las cosas y todo estará más claro, por el momento yo voy a portando mi granito de arena. Mw satisface mucho poder llegar a las familias y ayudarlas en la medida de lo posible. Gracias por tus palabras!

  2. Buenas tardes. Mi duda sobre la prestación CUME es si en la seguridad social cotizas toda tu jornada normal o solo cotizas lo que tengas reducido. Por ejemplo si mi mujer se pidiera el CUME con una reducción de jornada al 1%, entiendo que cobraría toda su jornada normal.,pero a la hora de pedir un informe de vida laboral aparece como que trabaja su jornada normal o aparece que sólo trabaja ese 1%. Muchas Gracias

    No sé si me explico necesito ayuda.

    1. Hola Luismi. En el informe de vida laboral efectivamente aparece según la reducción que tengas, pero a efectos de jubilización, paro y demás se cotiza al 100%. Esto precisamente me lo han confirmado en la Seguridad Social esta semana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.