Prestación por nacimiento y cuidad del menor

Bueno y por fin vamos a lo que realmente importa, a la información práctica que da origen a este blog. Como ya comenté anteriormente, todo lo que voy a relataros aquí está basado en mi experiencia: no soy trabajadora social, ni me dedico profesionalmente a este asunto, por tanto no soy una experta en ayudas sociales, decretos ley ni nada por el estilo. Pero que no os quepa la menor duda, de que no voy a guardarme nada para mí y os informaré de todo lo que yo he podido averiguar hasta el día de hoy.

Aunque no quiero entrar en demasiado detalle, sí tengo que confesaros que tuve que pasar por un verdadero viacrucis burocrático hasta lograr ser conocedora de las ayudas que el Estado pone a disposición de estos pequeños prematuros. Es importante destacar, que no son ayudas exclusivas para los bebés prematuros, sino extensibles también a muchos otros niños que nacen con algún tipo de problema, síndrome o enfermedad.

Realmente espero y deseo que algún día todo este trabajo, todo este ir y venir, preguntar y errar, volver a preguntar y volver a errar, no sea en absoluto necesario y que en toda UCI Neonatal haya personal cualificado para poder explicarles a las familias con hijos prematuros o con algún problema grave, todo lo necesario para poder iniciar los trámites pertinentes. Puede que exista en algún hospital en que este servicio esté disponible, lo desconozco, y desde luego en mi caso no fue así, como tampoco lo ha sido en el caso de otras familias con las que he tenido la oportunidad de hablar y poder transmitirles toda esta información.

Empecemos…

¿ Qué hacemos si nuestro bebé es ingresado cuando nace?

Lo primero y que parece obvio, aunque en muchos casos no es así, es explicar qué ocurre con el permiso, o baja, como se llama normalmente, de maternidad. Cuando tu bebé es ingresado al nacimiento por parto prematuro o por cualquier otro motivo y su estancia en el hospital supera los 7 días, tu permiso de maternidad se ampliará tantos días como tu hijo esté ingresado, hasta un máximo de 13 semanas.

Existen unas novedades importantes a este respecto, ampliaciones al periodo de descanso según cita textualmente la Seguridad Social:

Ampliaciones de la duración de la prestación comunes a los dos progenitores:

1 semana para cada progenitor, por cada hijo/a, a partir del segundo, en caso de nacimiento múltiple.

1 semana para cada progenitor  en caso de  discapacidad del hijo/a

En los casos de parto prematuro y aquellos supuestos en los que el neonato deba permanecer hospitalizado a continuación del parto, por un periodo superior a siete días, la prestación se podrá ampliar en tantos días como el nacido se encuentre hospitalizado, con un máximo de trece semanas adicionales. Esta ampliación se podrá disfrutar por cada uno de los progenitores, a partir del alta hospitalaria. Se excluyen de dicho cómputo las semanas de descanso obligatorio.

En mi caso, mi bebé estuvo un mes y medio en la UCI. Normalmente la baja maternal se tramita una vez sales del hospital con tu bebé. Pero ¿qué hacemos si nuestro pequeño sigue ingresado?. Afortunadamente esto no supone un problema: inicialmente lo gestioné todo de la manera habitual, a los pocos días de obtener yo el alta hospitalaria. Y una vez le dieron el alta hospitalaria a mi hijo, volví a las oficinas de la Seguridad Social con el parte médico del alta y me ampliaron el permiso maternal en función de los días que estuvo ingresado.

Escoge la modalidad que mejor se adapte a vuestras circunstancias

También es importante saber qué modalidades ofrece la Seguridad Social para percibir tanto la prestación de maternidad como la de paternidad.

A partir de 01/04/2019, las prestaciones por maternidad  y paternidad se unifican  en una única prestación denominada NACIMIENTO Y CUIDADO DE MENOR

Aquí tenéis un cuadro resumen de la prestación con las últimas novedades incorporadas.

Cada caso y cada situación familiar es distinta y os puede resultar conveniente utilizar una modalidad u otra. Es importante destacar que el permiso no es necesario que comience en el momento del nacimiento. Por ejemplo, en nuestro caso, decidimos que mientras nuestro pequeño prematuro estaba ingresado, mi marido se incorporara a trabajar, y de esta forma comenzó su periodo de paternidad una vez a nuestro hijo le dieron el alta hospitalaria.

Aunque yo estaba prácticamente todo el día en la UCI —¡benditas UCI´s de puertas
abiertas!
—, algo tan necesario como maravilloso, en casa estaba mi otra hija de 21
meses, de forma que por las tardes me escapaba un rato para poder estar con ella,
mientras mi marido, después de salir de trabajar, acudía al hospital para estar con el
pequeño. Ya veis: ¡una complicada logística familiar para poder llegar a todo de la
mejor manera posible!

Nuestro verdadero primer encuentro

Esta difícil situación generaba en mí sentimientos encontrados: no estar en el hospital con mi recién nacido me hacía sentir mal, pero no ver a la pequeña tantas horas o verla de manera fugaz… me partía el alma. En fin, todo pasó, y ahora incluso recuerdo con añoranza y cariño aquellos días sentada en un sillón junto a la incubadora, simplemente estando ahí, a su lado, mirándolo, cantándole, hablándole, acariciándole.

Y al volver a aquella UCI Neonatal, a aquel sillón en el que pasé tantas horas, ha venido a mi mente el día en que por fin pude tener al pequeño entre mis brazos, pude cogerlo y sentirlo conmigo piel con piel. Yo cumplía años el 14 de febrero y aquel año hubiera sido, sin duda, el mejor regalo, mi regalo más anhelado. Pero ocurrió al día siguiente, el 15 de febrero, 8 días después de su prematuro nacimiento. Por primera vez desde que llegó al mundo, pude tocarlo de verdad, pude apretarlo contra mi pecho. Me emociono recordándolo como me emocioné ese día, y sé que sólo quien haya pasado por algo semejante puede tener ese sentimiento, una bella mezcla de felicidad, emoción, miedo, ternura, protección. Amor puro, en definitiva.

3 días de vida. Aún no podía tocarlo, pero mi hermana, también mamá de un hijo prematuro de 27 semanas, me regaló El Principito, porque aunque no podía sentirme, sí podía escuchar mi voz y de alguna forma seguir unido a mí, como si estuviera en mi vientre.
Pedro, tres días de vida. Le leíamos, hablábamos y cantábamos a diario. Nuestra voz, su cordón umbilical

Mírale, cántale, háblale, y tu bebé te sentirá cerca

Tres días de vida. Aún no podía tocarlo, pero mi hermana, mamá también de un hijo prematuro de 27 semanas, me contó que le leía a mi sobrino El Principito, cuando él estaba en la UCI. Así que mi cuñada me lo regaló para que nosotros pudiéramos hacer lo mismo, porque aunque él no podía sentirme, sí podía escuchar mi voz y seguir unido a mí de alguna forma, como si aún estuviera en
mi vientre.

Hoy, una persona que es muy especial en mi vida, mi cuñada, me ha recordado la dedicatoria que le escribió a Pedro ese mismo día que me regaló el libro:

«Pedro, eres un halcón, vuela alto! Escapa de tus cadenas! Tú puedes abandonar al lobo en el bosque y volver planeando a casa. Tendremos siempre una luz encendida para que no te pierdas…»

Pedro sigue volando, alto muy alto y consiguió escapar de sus cadenas. Vuestra luz, seguro ayudó a que encontrara el camino de vuelta a casa. Hermanas, gracias por vuestra experiencia como médicos, como madres y como amigas. Gracias por vuestro apoyo incondicional. Carol gracias por ser mi espejo en el que mirarme.

Hago un alto en el camino para elaborar en el siguiente post, el paso que realmente
considero crucial en todo este camino: poder cuidar a mi bebé prematuro el tiempo que fuera necesario teniendo el respaldo de la Seguridad Social, aquello que mi ángel de la guarda llamó excedencia remunerada. Y aunque su nombre oficial no es este, a efectos prácticos es lo más parecido. Indagar sobre ello me permitió averiguar más y beneficiarme exactamente de lo que necesitaba.

¡Os lo cuento todo en breve!
Sígueme y comparte, ¡ayudemos a más familias!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.